viernes, 16 de diciembre de 2016

Drogodependencia en el ámbito laboral

El consumo de drogas puede tener graves repercusiones en el ámbito laboral. Entre el 15%-30% de los accidentes relacionados con el trabajo tienen que ver con el consumo de drogas, según estimaciones de la OIT. El absentismo de los trabajadores que consumen drogas registra tasas 2 y 3 veces superiores a la media, con un coste de las bajas 3 veces superior.
La drogodependencia o toxicomanía ya fue definida como enfermedad en el año 1964 por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que la calificaba como “... el estado psíquico, y a veces físico, resultante de la interacción de un organismo vivo y una droga, caracterizado por un conjunto de respuestas de conducta que incluyen la compulsión a consumir la sustancia de forma continuada con el fin de experimentar sus efectos psíquicos o, en ocasiones, de evitar la sensación desagradable que su falta ocasiona. Los fenómenos de tolerancia pueden estar o no presentes. Un individuo puede ser dependiente de más de una droga”.


Entre el 15%-30% de los accidentes relacionados con el trabajo tienen que ver con el consumo de drogas, según estimaciones de la OIT
Abuso y dependencia de sustancias
En relación con el consumo de drogas es preciso distinguir entre “abuso de sustancias” y “dependencia de sustancias”.
El “Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, de la
American Psychiatric Association (APA), establece unos patrones:
-El abuso de sustancias ocurre cuando, durante al menos 1 año, la persona que consume incurre en actitudes como ser incapaz de cumplir con sus obligaciones (laborales, educacionales, etc.) debido al consumo; consumir la(s) sustancia(s) en condiciones de riesgo físico; tener problemas legales recurrentes debido al uso de sustancias o seguir consumiendo a pesar de tener problemas persistentes de tipo social o interpersonal.
-La dependencia de sustancias ocurre cuando, durante al menos 1 año, la persona experimenta un efecto de tolerancia (necesidad de consumir mayor cantidad para lograr el mismo efecto), el efecto de abstinencia (síntomas que siguen a la privación brusca del consumo), intenta disminuir el consumo y no puede, o consume más de lo que quisiera, y deja de hacer actividades importantes debido al consumo.
La característica esencial de la dependencia de sustancias emerge a través de un grupo de síntomas cognoscitivos, de comportamiento y fisiológicos que indican que el individuo continúa consumiendo la sustancia o droga, a pesar de la aparición de problemas significativos relacionados con la misma.
Toda intervención en el ámbito laboral se enfocará a garantizar la salud del trabajador afectado y de sus compañeros, promocionando el bien salud más allá incluso del ámbito laboral.

Sustancias consumidas
Conviene arrinconar tópicos: según la Encuesta sobre alcohol y drogas de 2015, las sustancias más consumidas en 2014 fueron el alcohol y el tabaco, habiendo aumentado su consumo desde 2007 (cuadro).

Evolución del consumo de drogas en España
Sustancia
2013-2014
Población Laboral (%)
2013
Población General (%)
Alcohol
81,2
78,3
Tabaco
44,0
40,7
Hipnosedantes
10,6
12,2
Hipnosedantes sin receta
1,3
1,2
Cannabis
9,0
9,2
Cocaína polvo y/o base
2,4
2,2
Éxtasis
0,6
0,7
Alucinógenos
0,2
0,3
Anfetaminas/Speed
0,6
0,6
Inhalables volátiles
0,0
0,1

El porcentaje de consumo de hipnosedantes y cannabis es similar entre los años 2007-2014. Disminuye ligeramente el consumo de las sustancias ilegales. El 78% de los consumidores de las “nuevas sustancias” practica el poli-consumo experimental (5 o más sustancias), que incluyen: setas mágicas, ketamina, spice, salvia, metanfetamina, etc.
Pueden destacarse las siguientes pautas entre la población laboral:
-El consumo de tabaco, alcohol y cocaína tiende a ser ligeramente superior en la población laboral que en la población general.
-Se estima que un 5% de la población laboral tiene un consumo de riesgo de alcohol (escala AUDIT).
-El consumo de cocaína muestra una tendencia ligeramente descendente desde el año 2007, aunque el 2% de la población laboral la ha consumido en los últimos 12 meses.
-El consumo de hipnosedantes es inferior en la población laboral, aunque ha aumentado desde 2007. El porcentaje de las personas que los ha consumido había ascendido del 5% al 7% en el último mes que contempló la encuesta.
-El consumo de anfetaminas es el mismo en ambas poblaciones.
-Los consumos de cannabis, éxtasis, alucinógenos e inhalables volátiles son ligeramente inferiores en la población laboral. El consumo de estas sustancias ha disminuido desde los datos obtenidos en la encuesta de los años 2007-2008.
-El cannabis es la droga ilegal más extendida entre la población laboral, si bien tiene una tendencia descendente desde 2007. El 2% de los consumidores practica un consumo de riesgo (escala CAST).