miércoles, 7 de marzo de 2012

La limpieza no está reñida con la eficacia

Lo que bien empieza, bien acaba. ¿Por qué hemos de aceptar como inevitable que los trabajadores de obras públicas vayan mal vestidos, cuando puede evitarse? (Foto gentileza de Composan)