lunes, 10 de diciembre de 2012

Trabajadores-conductores ‘quemados’: el riesgo está en la carretera

(PL 73) CONGRESOS, JORNADAS y EVENTOS. CJE-SeguridadVial.doc. Manuel Domene. Palabras: 1.564

II Jornada de Seguridad Vial en el Ámbito Laboral (Fremap-Fomento)

“El accidente de trabajo ‘in itinere’ no es una cuestión marginal ni periférica”, sentenciaba Joan Pujol, secretario general de Foment del Treball durante la apertura de la II Jornada de Seguridad Vial en el Ámbito Laboral. La Jornada, organizada por la Oficina de PRL de Foment, contó con la colaboración del Reial Automòbil Club de Catalunya (RACC) y de la sociedad de Prevención Fremap, que presentó un estudio de ámbito nacional sobre la gestión de la prevención en materia de seguridad vial por parte de las empresas.

Danone, empresa socialmente responsable, cuida a sus trabajadores-conductores
y el entorno con vehículos especiales
 El citado estudio es una foto de nuestra manera de conducir, especialmente en los desplazamientos relacionados con el trabajo. La situación psicosocial en un contexto desfavorable debido a la crisis económica (trabajadores ‘quemados’ que conducen) aumenta el riesgo vial. El accidente de circulación mientras trabajamos ya no tiene la consideración de accidente de tráfico, sino de accidente laboral, igual que cuando se accidenta un operario manejando una máquina en un taller.

Modificar actitudes en seguridad vial (Joan Aregio)
El director del Servei Català de Trànsit subrayó en el inicio de su intervención la necesidad de “afrontar un reto-problema”. Dijo que su presencia en la Jornada tenía una “función de prédica para reducir una lacra enorme”. Señaló que Cataluña había pasado de las 900 víctimas en carretera (año 2000) a las 381 del 2010, lo que supone una reducción del 58%, habiéndose producido la mitad de los accidentes de tráfico en horario laboral (y un 75% de los mismos ‘in itinere’ o camino del trabajo). Además, un 50% de los accidentes de tráfico son accidentes laborales.
Aregio manifestó que “estamos en la fase no ya de rectificar comportamientos, como de modificar actitudes, que son más complejas que los comportamientos”. En este sentido, los planes de seguridad trienal –actualmente está en vigor el 2011-2013- “ponen el acento en convencer a la empresa de que la seguridad vial es fundamental, una inversión y no un coste. Además, la seguridad vial ya no es un tema específico de los llamados ‘conductores profesionales’, sino de todos los conductores. El cambio social que se está produciendo –admitió- es un éxito colectivo que salva vidas y ahorra dinero del contribuyente.

La conducción, elemento de la evaluación de riesgos (Jaume Abat)
“Muchas empresas se sorprenden cuando la autoridad laboral les pregunta si han incluido en su evaluación de riesgos el factor de seguridad vial de sus trabajadores”, explicó Jaume Abat, inspector de la Inspección de Trabajo de Cataluña. ¿Deben considerarse un todo la PRL y la seguridad vial laboral? Puesto que los riesgos laborales son todas aquellas condiciones o características que puedan generar un peligro para la integridad de las personas, la respuesta es rotundamente afirmativa. La prevención de riesgos laborales y la seguridad vial laboral deben ir de la mano. Según explicó Abat, esta doctrina no sólo es de sentido común, además, está recogida en la Guía de Acción Inspectora en materia de Seguridad Vial, editada por la Inspección de Trabajo. Puntualizó al respecto que “la evaluación de riesgos ha de tener en cuenta la naturaleza de la actividad y, con independencia de la responsabilidad individual, un conductor al cargo de un vehículo de empresa ha de estar amparado por ésta y, por tanto, por sus obligaciones en PRL”. El procedimiento es idéntico al que se sigue con cualquier otro riesgo: identificar y, si se puede eliminar, planificar las medidas oportunas.
Tras destacar la estadística de siniestralidad (645.964 accidentes en España en 2010, siendo el 88,2% accidentes de trabajo en horario laboral), Jaume Abat citó que “el trabajo de la Inspección es apoyar a las empresas a introducir la seguridad vial en sus evaluaciones generales de riesgos”. Algunos de los aspectos a considerar serían:
-¿Incide el tipo de trabajo en la prestación económica?
-¿Se ha proporcionado información preventiva a los trabajadores?
-¿Se investigan los accidentes laborales de tráfico por parte de la empresa?
La lista de variables continúa para perfilar la responsabilidad empresarial. Los incumplimientos generan responsabilidades y sanciones (Artículos 11, 12 y 13 de la LISOS).

¡Hay que actuar ya! (José Luis Igual Martín)
Así se expresaba José Luis Igual Martín, coordinador de seguridad en el trabajo de la sociedad de prevención Fremap Cataluña, precisando que “un tercio de la siniestralidad laboral es accidente de trabajo”, según conclusiones del Estudio de seguridad vial en el ámbito laboral, elaborado por Fremap. El ponente indicó que el número de accidentes laborales en 2011 en España fue de 58.938, habiéndose observado un descenso del índice de incidencia respecto del 2009. Ha influido la crisis, pero también la sensibilización progresiva de la sociedad. Al respecto decía que “tenemos un camino muy largo, aunque vamos mejorando, pues el accidente laboral de tráfico se ignoraba hace tan sólo dos años”.
Según el estudio de Fremap, ante la siniestralidad vial laboral, un 32% de las empresas no hace nada, lo considera un riesgo externo. Un 65% contempla la movilidad en su evaluación de riesgos, el resto no la contempla. Se da la paradoja de las empresas que imparten formación sobre el uso de ‘toros’ y carretillas elevadoras (algo interno), mientras que la conducción de un camión por parte de alguien de la plantilla se considera como un asunto ajeno a la empresa. Después de un accidente, hasta un 70% de las empresas no ha tomado ninguna medida preventiva.
Igual Martín destacó que “hay diversos factores (ver cuadro ‘hoja de ruta’) sobre los que pueden actuar las empresas: el vehículo, el entorno y el factor humano. Asimismo, es necesario diseñar planes de movilidad para minimizar los accidentes laborales de la plantilla. Sin embargo, -admitió- pocas empresas los tienen”.
Dado que, según enfatizó el ponente, “en prevención no podemos creer en la suerte”, hay que adoptar medidas pertinentes, como los planes de formación/información y las campañas de concienciación”.

Hoja de ruta de la seguridad vial-laboral para empresas
Factores
Medidas organizativas
Acciones concretas
Humano
Formación / Sensibilización
-Restricción uso de móviles
-Control del permiso de conducir
-Control consumo de alcohol y/o drogas, etc.
Entorno
Planificación de rutas
Planes de movilidad
-Investigar accidentes e incidentes del entorno
-Valorar el estado de las infraestructuras viarias
-Trazar rutas alternativas (cuando sea posible)
Vehículo
Mantenimiento
Selección de la flota
-Delegar el mantenimiento en personal especializado
-Adquirir vehículos con criterios de seguridad y no sólo de precio

Conductores ‘quemados’ (Albert Alumà)
El director de Escuelas RACC de conducción segura dijo que “hemos hecho cursos de conducción con psicólogos porque la gente está muy quemada, lo están pasando mal con la crisis. No podemos olvidar el factor psicológico, que influye en todo, y muy especialmente en la conducción”.
Alumà diferenció entre ‘conductores profesionales’ y los conductores de empresa (los viajantes), destacando que “se estima que hay 2.000.000 de conductores que conducen por motivos laborales (representantes, comerciales, visitadores médicos, técnicos reparadores, etc.)”. 

En sus reflexiones sobre seguridad vial laboral subrayó que “el comportamiento y la actitud segura se han de llevar dentro. Sin embargo, las condiciones adversas se apoderan de nuestro pensamiento (crisis) y no estamos concentrados en lo que hacemos (conducción). Ir ‘quemado’ es un peligro para el conductor que sufre la situación y para el resto de usuarios de las vías, sean conductores o peatones”. Algunas preguntas básicas que deben plantearse los conductores-laborales es si respetan los límites de velocidad, si disponen de formación específica en seguridad laboral, o si tienen interiorizado su propio plan personal de seguridad vial en el entorno laboral.

Programas de conducción segura: Danone y Esteve
Danone y Laboratorios Esteve cuentan con amplias plantillas de atención comercial que utilizan vehículos de empresa para sus desplazamientos. Conscientes de que el accidente de tráfico de un trabajador de sus plantillas es un accidente laboral de la empresa, ambas compañías han impartido cursos de conducción segura a sus trabajadores con el concurso del RACC.
·Danone
La compañía láctea ha impartido en el periodo 2004-2008 un total de 44 cursos de conducción segura a 487 trabajadores. Los coches cuentan, de serie, con ayudas como el sistema SP, o conexión inalámbrica ‘bluetooth’ del teléfono móvil, que informa a cualquier llamada entrante si el usuario se encuentra conduciendo en ese momento. Los comerciales son acompañados en sus visitas, evaluándose el estilo de seguridad vial del mismo. Actualmente, más de 90 personas han recibido también formación sobre conducción económica y ecológica. En la flota se están introduciendo los vehículos ‘ecológicos’.
·Esteve tiene una amplia flota comercial que viaja por toda España, con una media de 32.000 Km/año/comercial. El plan de acción de la compañía tiene una vertiente preventiva y otra correctiva, combinadas con planes de formación y comunicación. Todos los vehículos utilizados cumplen los requisitos “5 estrellas EuroNCAP” (máxima seguridad). Los delegados son acompañados por gerentes formados en técnicas de conducción segura. Asimismo, se investigan todos los accidentes y/o siniestros para conocer lo ocurrido y poder obtener conclusiones. La modesta previsión de reducción de la siniestralidad laboral-vial de Esteve del 5% ha llegado a ser del 50% desde la aplicación del plan de acción en 2008.

© Manuel Domene Cintas